boquerones en vinagre
La cocina de
VOLVER AL
LISTADO

Avisillos, pinchos, poteo, alifara o tapa. Han sido y siguen siendo muchas las maneras de denominar a la tradición de poner pequeñas porciones de comida con la bebida. Una tradición tan española que ya es seña de identidad de nuestra gastronomía y que ha dado lugar a una manera de socializarse que se repite, si no en todas, en casi todas las ciudades de nuestro país.

Pero, ¿cómo nació esta singular forma de comer? ¿Qué camino ha recorrido hasta ser lo que hoy son? La realidad es que no se conoce ni el lugar ni la fecha exacta en la que alguien se tomó una tapa por primera vez, pero son muchas leyendas que se cuentan en cuanto a su origen:

  • Una de las más conocidas argumenta que se remonta a la Edad Media, durante el reinado de Alfonso X el Sabio. Se cuenta que debido a una enfermedad se vio obligado a tomar pequeños sorbos de vino por prescripción facultativa y que para evitar los efectos del alcohol, los acompañaba de pequeños bocados. Tras restablecerse dispuso que en los mesones de Castilla no se sirviese el vino sin que fuera convenientemente acompañado por alguna ración de comida; con lo que se lograba que los comensales no estuvieran tan afectados por el vino y así tapaban sus efectos.
  • Hay quienes aseguran que surgió a raíz de una anécdota protagonizada por Alfonso XIII en su visita la venta El Ventorrillo del Chato, entre San Fernando y Cádiz. En ese momento se había levantado el polvo, así que cuando el monarca pidió una copa de vino de Jerez un camarero se precipitó a cubrirlo con una loncha de jamón. Alfonso XIII se comió la loncha de jamón y requirió que se le sirviera otro Jerez, pero “con otra tapa igual“.
  • Los Reyes Católicos parece que también vivieron una situación parecida, cuando en la isla de León en el municipio de San Fernando, Cádiz (donde se dice también lo del viaje de Alfonso), el rey Fernando pidió que para que no entraran moscas e impurezas en su bebida le pusieran una loncha de jamón. El tabernero le contestó: “aquí tiene su tapa, Majestad“.
  • También durante el reinado de los Reyes Católicos, hay otra leyenda referida al origen de las tapas. Parece ser que debido al aumento de los incidentes causados por los carreteros a la salida de las tabernas se obligó a servir la copa de vino o la jarra de cerveza con una tapa. Esta consistía en un plato con algo de comida fría, ya fuera jamón, queso, o lo que tuviera a mano. Los clientes debían primero acabar con la comida para poder quitar la tapa y así beberse el vino o la cerveza. Con esta medida se pretendía acabar con los incidentes de los carreteros.

Sea como fuere, la tapa es ya un indispensable en nuestra gastronomía. Su evolución a lo largo del tiempo ha ido transformando sencillas comidas en pequeños platos cada vez más elaborados (hasta dar lugar a la alta cocina en miniatura). Y lo que en principio se consumía en los bares, se traslada también a los hogares… Frías o calientes, más o menos elaboradas, las tapas son una costumbre muy de nuestra tierra que además de ser popular en todo el mundo, a nosotros nos encanta.

¿Nos vamos de tapeo?

Dona dona      0000004047   0000004104

 

Pincha en cada imagen para ver cada producto en detalle

Para este verano, pide nuestro nuevo producto Tapas Mix y triunfa con tus invitados!

COMPARTE:      comparte en facebook comparte en twitter comparte en google plus
Protección de datos | ©Copyright 2010 Ultracongelados Dona Dona,S.L. | por desarrollado por 47 bajo cero